#Lingotes | Las negociaciones del TLCAN

12
#Lingotes | Las letras negociaciones del TLCAN

Hay indicios de que, en las negociaciones del acuerdo bilateral de comercio entre México y Estados Unidos, no todo se complica para las empresas automotrices instaladas en nuestro país, aunque ayer Volkswagen anunció que no recontratará a 450 eventuales.

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró este jueves que el sector automotriz mexicano quedó blindado de posibles aranceles impuestos por Estados Unidos a través de una carta adjunta al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“La negociación del TLCAN, agregó, garantiza el libre comercio; no hay ningún tipo de restricción cuantitativa, comercio administrativo ni cuotas. Hay cambios en las reglas de origen” que fortalecerán la integración regional del sector automotriz, explicó el secretario Guajardo.

Para proteger la industria automotriz mexicana, se logró una “carta adjunta” que garantiza que no se apliquen aranceles de hasta 30 por ciento en vehículos vendidos a Estados Unidos, una amenaza insistente del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Lo que salva esta carta es la capacidad exportadora del sector automotriz en América del Norte, así como las plantas en proceso” de construcción.

Con esto se protege “el millón de empleos en el sector automotriz y su dinamismo hacia adelante”, dijo.

“El mayor desafío es concluir la renegociación del TLCAN”, dijo con motivo del México Summit 2018, organizado por The Economist, en donde aclaró que “México prefiere un acuerdo trilateral, pero sin duda nuestra principal relación comercial es con Estados Unidos”.

En materia laboral, otro de los capítulos controvertidos del Tratado, Guajardo indicó que el acuerdo firmado no implica cambios legislativos en México.

Simple y sencillamente el capítulo nos obliga a cumplir nuestras propias leyes. Y se comparte la dirección en el desarrollo”, señaló.

El lunes 27 de agosto México y Estados Unidos anunciaron un acuerdo comercial bilateral al que podría incorporarse Canadá, que estos días negocia en Washington su continuidad en el TLCAN.

Parece que, por fin, lo de las letras chiquitas no es tan perjudicial, ahora hay que preguntarles a los industriales si ellos avalan lo dicho por el secretario Guajardo.

Veremos.