#Lingotes | Momento de frenar la impunidad

5
#Lingotes | El extraño ataque al domicilio del cardenal Norberto Rivera
#Lingotes | El extraño ataque al domicilio del cardenal Norberto Rivera

La agresión del domingo por la tarde al domicilio del cardenal Norberto Rivera no era un acto delictivo común.

En una capital como la Ciudad de México, se trató de un delito en contra de un Príncipe de la Iglesia Católica con todo lo que ello implica.

El propio Rivera precisó que no denunciará la agresión afuera de su domicilio que cobró la vida de un policía el domingo por la tarde. “Yo no presentó denuncias de nada”, comentó el arzobispo emérito de la Arquidiócesis Primada de México.

“Espero recibir la información de quiénes fueron y por qué sucedió esto, porque nosotros, simplemente, no podemos decir nada porque no fuimos testigos del evento”, explicó al salir de la misa de cuerpo presente que ofició por el policía José Javier Hernández Nava.

El mismo día de los hechos, fuentes de la arquidiócesis reportaron bien de salud al cardenal, quien se encontraba dentro del domicilio y estaba comiendo.

Desde febrero, cuando dejó su ministerio como arzobispo de la CDMX, Rivera tenía a su disposición a dos elementos de la Policía Bancaria e Industrial.

Según autoridades policiacas de la capital, el atacante tocó al domicilio del cardenal, ubicado en la colonia Florida. “Reportes preliminares indican que el implicado llegó al domicilio en la esquina de las Calles Camelia y Francia, vestido de militar, y llamó a la puerta diciendo que entregaría un paquete.

“Sin embargo, cuando le abrieron el sujeto disparó y lesionó a uno de los elementos de seguridad de la casa; sus compañeros repelieron la agresión, pero logró escapar”, detalló la Procuraduría capitalina en un comunicado y ayer trascendió que lo ubicaron en un hospital privado.

En entrevista afuera de la funeraria, el arzobispo emérito reconoció al oficial caído y aseguró que nunca ha incrementado la seguridad en torno a su persona. “Mi agradecimiento por el servicio que prestó Javier, mi agradecimiento a ellos (sus padres) porque formaron un verdadero policía.

El cardenal aseguró que todavía no tiene información del presunto agresor, quien según la Policía capitalina ya fue detenido.

La agresión y el modus operandi hablan de un objetivo intimidatorio más que buscar lesionar al cardenal Rivera, aunque ya en otras ocasiones fue víctima de atentados.

El solo hecho es grave y en su momento puede generar inestabilidad en los momentos que vive el país, con una autoridad ausente que aún tiene 20 días y una que llega con actitudes de mando sin que legalmente aún pueda ejercer el poder.

La muerte de un cardenal puede provocar incertidumbre, inseguridad e inestabilidad política en momentos que el país requiere de certezas y vivir en un clima de paz.

Hoy más que nunca se requiere saber quien y quienes están detrás del ataque al domicilio del cardenal Norberto Rivera. Es momento de frenar la impunidad.