#Lingotes | Señales claras

#Lingotes | Señales claras

Las señales son claras, las condiciones en el Congreso Local no están a favor de que la primera gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, rinda su protesta ahí y lo hará ante el presidente del Tribunal Superior de Justicia.

Ayer, el coordinador del Grupo Legislativo del PAN, Marcelo García, declaró que no existen las condiciones para que Alonso rinda su protesta en la Cámara.

Precisó que la actitud que están mostrando los diputados barbosistas genera incertidumbre y vacío.

Dicha parálisis genera un vacío legal e incertidumbre financiera a los municipios, insistió.

Mientras eso sucede, ayer se dio a conocer que, por la gobernabilidad en el estado, Olga Sánchez Cordero, secretaría de Gobernación aceptó participar en una mesa de diálogo que solicitaron los diputados de la coalición Juntos Haremos Historia.

Proponen que esté integrada por la gobernadora Martha Erika Alonso y el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, Gabriel Biestro. Si se da, tal reunión sería en la Ciudad de México con la intención de evitar roces entre los Poderes locales.

Sólo que el líder local de Morena puso como condición, que antes de establecer la mesa de diálogo con la gobernadora, se antepongan condiciones de trabajo y gobernabilidad, certeza jurídica, así como una normalidad democrática que permitan el bienestar de las familias poblanas.

Pidió que el poder Ejecutivo deje de vetar leyes enviadas desde el Legislativo y se requiere de alguien que sea garante y de fe de ello, como es el propio Gobierno Federal. Los panistas han insistido que no asistirán porque lo consideran un chantaje.

Las partes tienen que llegar pronto a un acuerdo por el bien de Puebla, en la democracia se gana y pierde, pero debe existir voluntad y gestos de urbanidad política y deseos de frenar el clima de tensión por el bien del estado, porque los verdaderos enemigos están fuera del sistema y hoy los representa el crimen organizado.

Ojalá y pronto se sepa de un acuerdo, sería en verdad darle vuelta a la página y arrancar, sin renunciar a posiciones ideológicas, una etapa de concordia.

Puebla y los poblanos lo merecen.