Los últimos días de Eduardo Alcántara

25

Por Patricia Estrada

Genoveva Huerta quiere partir en dos al Partido Acción Nacional. No asimila regresar a la diputación federal con la derrota tatuada en la frente y haber perdido el respaldo abierto de Marko Cortés.

En un acto desesperado intenta anular el triunfo de Augusta Díaz y Marcos Castro para ganar tiempo y armar su defensa legal ante los tribunales con “patadas de ahogada”. La semana pasada después de su anuncio sobre la impugnación, repartió culpas en todos lados sin asumir que su autoritarismo hartó a la militancia.

Con el fracaso de Genoveva hay otros actores políticos que serán arrastrados por la corriente: por ejemplo, Eduardo Alcántara, coordinador de la bancada del PAN en el Congreso del Estado. Una vez que Augusta y Marcos sean ratificados por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) es muy probable que pierda la representación de la bancada al venderse como aliado y cómplice de Huerta.

Además del golpeteo político que ha emprendido contra el alcalde Eduardo Rivera Pérez, recordemos que el diputado local plurinominal fue denunciado por la panista Erika de la Vega por hostigamiento y acoso sexual en la etapa de selección de candidatos a la alcaldía (sobra decir que Genoveva conoció y minimizó el caso).

De cuatro audiencias judiciales, Alcántara no se presentó a ninguna. En la primera argumentó que no recibió la notificación, en la segunda porque tenía Covid-19, la tercera excusó convalecencia, y en la cuarta estaba fuera del estado debido a una actividad partidista con el líder nacional del PAN.

Por tal motivo, el mes pasado solicitó una audiencia diferida donde el juez de control no aceptó las pruebas del acusado ni tampoco concedió el amparo. Cabe mencionar que, el abogado de Erika de la Vega solicitó un cambio de Ministerio Público por imprecisiones en la carpeta de investigación y esta semana ampliará la denuncia contra Eduardo Alcántara hasta lograr que forme parte del registro público de agresores en razón de género.

Aquellos que conocen a Alcántara se expresan de la misma forma de él, no es confiable, es cínico, mal intencionado y carente de liderazgo político.

Si Alcántara tiene sus días contados, el comité estatal tendrá que nombrar a un nuevo coordinador (a) con excepción de Lupita Leal, Oswaldo Jiménez y Mónica Rodríguez, quienes también jugaron del lado de Genoveva.

Te puede interesar: El nuevo enemigo de Pablo Rodríguez

Otras opciones serían Rafael Micalco (antagónico de Genoveva), Aurora Sierra Domínguez, Patricia Valencia (relacionada con el cacicazgo en el municipio de Venustiano Carranza) y Karla Rodríguez Palacios.

Por cierto, por alguna extraña razón, la cuenta oficial en Twitter del Partido Acción Nacional Puebla (@PANPUEBLA), creada en enero del 2010, desapareció este fin de semana.

De un plumazo 26 mil 206 seguidores encontraron la cuenta vacía sin motivo aparente. Es cierto que la elección interna dividió a los panistas, pero quién habrá dado la orden de eliminar su contenido de la red social, ¿Genoveva Huerta o Jesús Giles?

Los panistas del frente ganador bromearon diciendo que el berrinche de Genoveva es tan grande que no solo se llevó 30 paquetes electorales sino hasta las redes sociales del partido, porque de ese tamaño es el coraje por la inesperada derrota.

En este ajedrez albiazul las piezas van a caer una a una, ya verán.