Mi pareja es mi mejor espejo

26
Siempre estoy con la pareja que es un buen espejo de mí, si el espejo está distorsionado, la relación de pareja no prospera y buscaré otro espejo que me refleje.// Foto Internet.

Por naturaleza los seres humanos vivimos en sociedad, buscamos sin duda personas con las cuales tener afinidades para pertenecer a un grupo, para ser aceptados, tener hábitos o valores similares, o simplemente tener cosas que compartir en común.

En muchos casos, y de manera errónea, le damos más importancia a lo que los demás piensan de nosotros, a sus opiniones y a sus principios. Pero ¿qué pasa con nuestras directrices, nuestra esencia y valores? ¿Por qué a veces parece que conocemos más a los demás que a nosotros mismos?.

Cuando un amigo o ser querido se encuentra en un problema, es muy fácil darle un consejo que le sirva que darnos a nosotros mismos el mismo consejo, si estuviéramos en la misma situación.

En muchas ocasiones nos cuesta trabajo interiorizar y vernos tal como somos, solemos usar máscaras como escudos para enfrentar las diferentes situaciones o grupos a los que pertenecemos en nuestra vida.

Para observarnos, entonces, necesitamos de un espejo, pero vayamos más allá de lo físico. Un espejo nos refleja como somos, entre más fiel sea el espejo nos dará una imagen más nítida de quienes somos.

Así como los espejos, la gente con la cual convivimos nos puede mostrar más de nosotros de lo que pensamos. Y es que nuestro entorno es un reflejo de lo que somos en nuestro interior. Las personas nos pueden reflejar mucho de lo que no vemos, nos pueden mostrar un reflejo de nosotros.

Hay que ser asertivos y tener cuidado en quien nos reflejamos, porque puede ser que ese espejo (persona) esté roto, tenga manchas y nos dé una imagen engañosa. Si en dado caso no sentimos empatía, no tenemos los mismos valores, educación, principios, etc. Entonces la relación con esas personas no será exitosa ni duradera.

Imagen Ilustrativa.

Estribando en lo anterior, una persona que puede reflejar fielmente quien eres es tu pareja. Porque tu pareja te verá como tú no puedes verte. Cuando la relación es buena, siempre estamos con la pareja que es un buen espejo de mí, si el espejo está distorsionado, como ya mencionamos, la relación de pareja no prospera y buscaremos sin dudar otro espejo que nos refleje.

Jorge Bucay en sus conferencias de pareja nos dice que “hay que prestar atención en lo que tu espejo te dice”. Y es que en las relaciones de pareja muchas veces se pelea por ver quién tiene la razón, haciendo caso al ego y no al amor. Jorge explica que en una discusión de pareja “el que sabe que tiene la razón es el que tiene que ceder”. Y es que se necesita de mucho amor y mucha humildad para darnos cuenta de lo que nos está diciendo de nosotros mismos nuestra pareja. Hay que prestarle atención y hacerle caso. Pues el amor en un vínculo entre pares se debe de apoyar en el respeto, en la libertad y en la capacidad de elegir. Y es que cada día nosotros tenemos que poner el ejemplo de elegir a nuestra pareja sobre cualquier cosa, porque lo más hermoso es ser elegido todos los días, con una bella sonrisa, por nuestra pareja.

Discutir para ganar el punto es sólo vanidad de ganar, es sólo tu ego el que se manifiesta.

Todos somos espejos de los demás. Del espejo de mi relación, observo mi otro yo. Todo lo que veo a mi alrededor es una expresión, una manifestación de mí mismo.

¿Qué pasaría si en vez de confrontar, mejor sonrío?

Si me baso en el principio de que todos son mis espejos, entonces escojo recibir más sonrisas que caras duras.

Te invito a que decidas sonreír más y recibir más reflejos positivos. Y piensa en lo siguiente, “si a la gente que cruza su camino conmigo le hago pasar un bello momento, entonces, qué tal si duplico esto con mi familia, mis amigos y sobre todo con mi pareja, decidiendo, aquí y ahora, ser mi mejor reflejo”.

Soy Emerson Mejía López.

Contáctame en: emerson_publicidad@yahoo.com.mx