Oso, sobrevive a quemaduras

Oso, sobrevive a quemaduras
Tras un mes y medio, Oso se encuentra mucho mejor y permanece internado.

Por Roberto Castillo

El 25 de mayo del presente año se vivió una historia de dolor, que afectó a Oso, un perro de aproximadamente un año de edad, quien por seguir a una perrita y entrar a un domicilio ajeno, fue prendido y sufrió quemaduras de tercer y cuarto grado.

Oso fue adoptado por Reina Valencia, una mujer de vida modesta en Ciudad Serdán. El perrito también era conocido como Chincolo, debido a que no tiene su cola completa. Los vecinos lo reconocían y daban de comer como una muestra de afecto.

El perrito podía salir de casa y andar por las calles. En una de sus andanzas, siguió a una perrita y se metió al domicilio del Aarón N. De acuerdo a vecinos, el mencionado vecino maltrata a su perrita, haciéndola parir continuamente, de tales camadas no se sabe qué hace con las crías.

De acuerdo con la organización Cometa, protectora animal de Cd. Serdán, “no es la primera vez que agrede un animal, acuchilló a una perrita”, aseveró.

Oso, entró a la casa de Aarón Hernández y éste furioso, le arrojó gasolina y un cerrillo. Como resultado el can, tuvo quemaduras de tercer y cuarto grado en la mayoría de su cuerpo. El perro salió corriendo y la dueña intentó atenderlo“La señora en su humildad, le aplicó violeta, fue muy triste porque tenía quemada toda la parte posterior, las patas, el lomo, los genitales, completamente quemado“, narró la representante de Cometa.

Atinadamente, “el vecino de la esquina vio todo lo sucedido, puso su cámara y subió el video a las redes sociales” agregó la intermediaria. La representante de Cometa Serdán, organización dedicada a ayudar a perritos en situación de calle y vulnerable, acudió al llamado de la dueña, “llevamos a nuestro veterinario, y cuando llegamos a la casa de la señora, es un aroma que nunca lo voy olvidar, olía a muerto, olía a carne quemada, muy mal, Oso no quería salir debajo de la cama, dice la señora que no había comido”, recordó.

La protectora Cometa, solicitó apoyo al Instituto de Bienestar Animal del Estado a través del Movimiento Animalista de Puebla. Tras valorarlo, se estimó que el precio de todo el tratamiento sería de 20 mil pesos. El tratamiento requería sedar al perrito, para retirarle piel muerta; en el proceso se presentaron continuas infecciones. Tras un mes y medio, Oso se encuentra mucho mejor y permanece internado.

Al tener atendido al perrito, se descuidó el tema de la denuncia. Dos denuncias han sido interpuestas, una por parte del vecino que grabó y otra por la representante de Cometa. Sin embargo, ninguna ha procedido.

La titular de Cometa solicita a la Secretaría de Medio Ambiente y ordenamiento territorial su intervención así como un castigo ejemplar para el agresor.

En la segunda entrega de este material, conoceremos más sobre el trabajo del Instituto de Bienestar Animal del Estado así como del Movimiento Animalista de Puebla, quienes han sido piezas clave para que Oso mejore.

Te recomendamos: