Papa Francisco saluda y bendice a víctimas de la guerra en Colombia

32Enfermos, víctimas de la guerra y niños fueron las primeras personas a quienes el Papa Francisco saludó en su visita pastoral a Colombia, que comenzó este miércoles, con profundo afecto y respeto.

El Papa Francisco llegó a la Base Militar Catam a bordo del avión Pastor I, de Alitalia, a las 16:12 hora local (21:12 GMT), y tras los saludos protocolarios, rompió el ceremonial para acercarse a los enfermos, las víctimas y los niños.

Uno de los hechos más simbólicos fue el regalo de la escultura de una paloma blanca de manos de Emmanuel, nacido en cautiverio e hijo de la congresista Clara Rojas, que estuvo seis años secuestrada por las FARC, que el pasado 15 de agosto dejaron las armas y pidieron perdón por sus actos en la guerra.

Después de los protocolos presidenciales, Francisco se movilizó en el papamóvil por la avenida El Dorado, donde fue ovacionado por miles y miles de colombianos con gritos, cantos y oraciones.

A bordo del papamóvil, escoltado por caravanas de la Policía, el Ejército, organismos de seguridad y bajo el sobrevuelo de helicópteros, el pontífice saludó a su paso a los fieles, muchos de los cuales trataban de saltar las barreras de seguridad.

Entre la multitud, en primera fila, destacaban ancianos, tanto mujeres como hombres, en sillas de rueda, así como madres solteras con hijos enfermos, que pedían al Papa Francisco sus oraciones para sanar a sus seres queridos y para ayudarles a sobrellevar el dolor.

Con lágrimas y con voces entrecortadas, las mujeres oraron para que Francisco bajara del papamovil, abrazara a sus hijos y les diera la bendición, y aunque no lo lograron, recibieron el saludo efímero pero sincero del jefe de la Iglesia católica.

Un joven en silla de ruedas, con una enfermedad congénita, expresó con voz entrecortada: “quiero que el Papa me ayude para superar esta enfermedad, quiero que me vaya bien en la vida…”, antes de bajar la cabeza entre lágrimas para esperar la bendición de Francisco desde el papamóvil.

La multitud se alejó poco a poco bajo un tenue atardecer de la sabana de Bogotá, mientras el pontífice llegaba a la Nunciatura Apostólica, donde pernoctará durante su visita pastoral de cuatro días a Colombia, que proseguirá en las ciudades de Villavicencio, Medellín y Cartagena.

El argentino Jorge Mario Bergoglio, elegido Papa en 2013, es el tercer pontífice que visita Colombia, luego de que lo hicieran Paulo VI en 1968 y Juan Pablo II en 1986.