Pendiente la firma del nuevo tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá

Aunque está aún pendiente la firma del nuevo tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, México empezó a cumplir una parte delicada de las condiciones impuestas: una indispensable y profunda reforma laboral.

Ayer, los diputados federales aprobaron el proyecto de decreto con el cual se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de las leyes Federal del Trabajo, Orgánica del Poder Judicial de la Federación, Federal de Defensoría Pública, de los institutos del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores y del Seguro Social, en materia de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

La Cámara de Diputados inició el debate para aprobar el dictamen de reforma laboral, misma que la bancada de Morena calificó de histórica y que tiene como objetivo desaparecer el “charrismo sindical”, según sus propias palabras.

También concluyen los contratos de protección, “porque ahora los contratos colectivos, los sindicatos van a tener que someterlo a votación de todos sus agremiados. Por lo tanto se terminan los contratos de protección, se acaban los sindicatos charros, los sindicatos blancos, se abre la democracia sindical”.

Aseguran que van por un modelo real de justicia laboral, la desaparición de las juntas de conciliación y arbitraje, “ya sabemos que no funcionan, que están en el ámbito del Ejecutivo, para crear tribunales especializados al ámbito del Poder Judicial, que garanticen una verdadera justicia laboral”.

Se crea un órgano independiente que se encargará de la conciliación, “los problemas, conflictos obrero-patronales, entre sindicatos, que va a registrar también a todos los sindicatos. Se acabaron esas famosas tomas de nota, ahora se podrán formar sindicatos y registrarse libremente y también los contratos colectivos”.

La Comisión de Trabajo y Previsión Social aprobó el miércoles, en una atropellada y desaseada reunión de tres horas y media, con 20 votos a favor y una abstención, el dictamen de reformas en materia laboral.

Este nuevo esquema cambiará radicalmente la relación de los trabajadores con sus sindicatos y obligará a una representación real de quienes por años han estado sujetos a los cacicazgos laborales.

Ahora veremos si prospera, Estados Unidos y Canadá esperan que México cumpla con su parte.