Piloto estaba intoxicado cuando cayó helicóptero de los Moreno Valle

74
Foto Archivo Agencia Esimagen

Por Vera Fernández (Con información de Proceso)

Roberto Coppe Obregón, piloto que conducía el helicóptero en el que fallecieron la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y el senador Rafael Moreno Valle Rosas, presentaba una intoxicación por monóxido de carbono al momento del accidente aéreo.

De acuerdo con un reportaje de la revista Proceso, la autopsia del capitán Coppe Obregón reveló la presencia del 30 por ciento del gas tóxico en su sangre, lo que pudo haber provocado que sufriera algún desmayo o alucinaciones durante el trayecto del viaje.

También puedes leer: Familia de acusado por muerte de Martha Erika acusa incompetencia del juez

Lo anterior fue declarado por Gilberto Vladimir Montalvo, abogado defensor del mecánico Ricardo Montiel, quien laboraba en el taller Rotor Flight Service y fue detenido junto a cinco personas más en diciembre de 2020, acusados por homicidio culposo.

En entrevista otorgada a Proceso, Vladimir Montalvo señaló que los resultados de la autopsia no fueron considerados en el peritaje que realizó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) del gobierno federal para determinar las causas del accidente.

Indicó que el piloto es el único que registró restos de monóxido de carbono en su organismo, pues las autopsias del copiloto Marco Antonio Talavera, del asistente Héctor Baltazar Mendoza y de los dos exgobernadores de Puebla, no reportaron la misma intoxicación.

Te puede interesar: Vinculan a proceso a Iris Cristina por accidente aéreo de Martha Erika Alonso

Además, señaló que el dictamen de la SCT no debería ser utilizado como elemento para ser valorado en un juicio, ya que no se encuentra firmado por los peritos que lo elaboraron; mientras que las supuestas fallas mecánicas del helicóptero son catalogadas como “poco probables”.

En ese sentido, el abogado reiteró que no se han tomado en cuenta todos los elementos del caso ni tampoco se han agotado las investigaciones para determinar la causa del siniestro aéreo ocurrido el 24 de diciembre de 2018 en Santa María Coronango.

En tanto, el propietario y cinco de los trabajadores del taller en el que daban mantenimiento al helicóptero Agusta modelo A-109, permanecen recluidos en los penales de San Miguel y Huejotzingo; mientras que tres de los ejecutivos de la empresa Servicios Aéreos del Altiplano, enfrentan su proceso en libertad.

Te recomendamos