Promueve Plaza Sésamo guía para mantener la calma junto a tu hijo tras un sismo

10
Con asesoría de instituciones como la Cruz Roja Americana y el Child Mind Institute's Stress, Plaza Sésamo publicó la guía 'Cuidándonos uno al otro' con el objetivo de saber cómo actuar después de terremotos y, con ello, mantener la calma de los niños pequeños para amortiguar posibles impactos emocionales.
 
Aquí 5 consejos que te pueden servir después de ocurrido el siniestro y que pueden ayudar a mantenerte en calma a ti y a tus familiares más pequeños. 
 
1. Asegurarle que se tienen el uno al otro
 
Es importante recordarle al niño que, más allá de las afectaciones materiales, ambos están juntos y es lo único importante. Darle afecto le ayudará al menor a estar tranquilo.
 
2. Consuelo y seguridad
 
Es necesario hacer sentir a los niños que están en un contexto seguro y que es amado por su familia y amigos. En ocasiones, las condiciones no son las adecuadas para realizar las actividades que normalmente se hacían; sin embargo, Plaza Sésamo aconseja al menos hacer una cosa de forma recurrente con el fin de que el menor pueda enfocarse en aspectos diferentes al desastre natural experimentado.
 
Además, se recomienda cuidar lo que el niño ve en los medios de comunicación, ya que, cuando el pequeño ve imágenes del desastre una y otra vez, puede pensar que el suceso se está repitiendo muchas veces, y esto no ayuda a su estabilidad emocional. 
 
3. Observar y escuchar
 
Es de suma importancia poner atención a todos las señales exteriorizadas por los niños. Si observas que tiene un apego inusual hacia ti, usa palabras cariñosas que lo hagan sentirse en un ambiente seguro. O si notas que el menor tiene miedo a que el desastre vuelva a ocurrir de nuevo, se recomienda no proyectar imágenes del desastre y realizar otras actividades. 
 
4. Responder a sus preguntas
 
Todo niño va tener curiosidad de lo que acaba de suceder. Se deben encontrar las palabras adecuadas para responder siempre con la verdad. Si no sabes algo que te pregunta el pequeño, está bien ser honesto y responder con un "No sé, pero voy a hacer todo lo posible porque estés bien porque te quiero mucho".
 
5. Cuidar de ti mismo
 
A veces tratar de ayudar mucho al niño puede llevarte a descuidarte. Recuerda que lo que proyectas será absorbido de cierta forma por cada pequeño que te conozca. 
 
Si tú también te sientes abrumado por la situación, es totalmente válido llorar y que el menor te vea, ya que puedes explicarle que no sólo él puede sentirse así por ese tipo de situaciones, sino que es algo totalmente normal que le pasa a todos.