Rock de Combate |El punk no se crea ni de destruye, sólo se transforma

56
Es una propuesta necesaria en un mundo cada vez menos dominado por el rock and roll.

Por Miguel Ramírez

Sin dúos, sin escritores de canciones suecos, sin ritmos de Trap, 100 por ciento rock puro y sin censura, así presentó Green Day a su 12vo álbum de estudio “Father of all… the motherfuckersel cual será la principal carta de presentación de la banda californiana formada por Billie Joe Armstrong, Mike Dirnt y Tré Cool en el esperado Hella Mega Tour donde estarán de gira junto a Weezer y Fall Out Boy.

Sin duda es un álbum peculiar ya que desde su portada, la banda hace honor al color que lleva en el nombre y ante esta onda verde del reciclaje pues tomaron como base el diseño de la mano sosteniendo una granada de su multipremiado y para muchos mejor disco, “American Idiot”, pero poco a nada tiene que ver con ser un álbum conceptual.

Con una duración de apenas 26 minutos que se van como agua en forma de 10 canciones, Green Day parece hacer tributo a The Ramones, no sólo por la precocidad del disco sino por la ausencia sólos de guitarra.

La primera canción del álbum, Father Of All… nos introduce al ritmo fuerte y rápido que se mantendrá durante todo este viaje musical, donde por cierto la voz de Armstrong luce con un pequeño efecto que nunca antes había sido tan marcado. “Fire, Ready, Aim” con su apenas minuto 54 de duración nos recuerda la explosividad del álbum de 1995, Insomniac.

Tomamos un respiro en “Oh Yeah” en donde los tambores de Tré Cool, dan entrada a riffs graves de guitarra y un coro pegajoso. El tema milennial de este canción es el internet, y que para bien o para mal con todas las aplicaciones de streaming de hoy, “cualquiera puede ser una estrella”.

En “Met me on the roof” podemos bailar con el happy punk característico que Green Day propuso en la trilogía de discos “UNO!”, “DOS!” y “TRÉ!”, trabajos sobre los que el mismo Billie Joe expresó sentir malestar ante la poca trascendencia brindada por los fans. Veremos si esta vez tienen más éxito.

No podría faltar el bajo de Mike Dirnt, nada del otro mundo como en “Longview” pero con suaves notas da entrada a la canción más lenta de este álbum, que suena un poco más parecida a la banda paralela de Amrstrong “The Longshot” que a Green Day pero es una pieza interesante.

“Stab you in the heart” es el clímax del álbum y aparte de rock and roll, emite violencia no solo en el ritmo sino en la letra; hablando de bandas paralelas, aquí podemos encontrar relación con Foxboro Hot Tubs, agrupación que no es más que Green Day con un nombre alternativo bajo el cual lanzaron en 2008 un álbum llamado “Stop Drop And Roll” con muchos ritmos para mover las caderas.

De nueva cuenta la guitarra filosa de Amrstrong nos introduce a “Sugar Youth”, pista poderosa y con sintetizadores de la onda de “The Network” más coros femeninos que dan diversidad a este huracán de álbum.

“Junkies on a high” con algo de influencias del hip hop en un ritmo semilento, muestra una faceta no antes vista en la banda, aquí hay que darles el crédito de atreverse a experimentar.

Con un intro llegado del viejo oeste “Take the Money and Crawl” se transforma en un sismo de baterías y guitarras lo suficientemente fuerte para sacudir tu cabeza.

Finalmente Graffitia parece destinada a ser de esas canciones recurrentes a animar a los asistentes a un recinto deportivo.

Difícilmente este álbum estará a la altura de los trabajos más destacados de Green Day como Dookie, el ya mencionado American Idiot o Warning, pero sin duda es una propuesta necesaria en un mundo cada vez menos dominado por el rock and roll, y finalmente se tomaron un respiro de las temáticas sociales y políticas de las que nos hablaron en American Idiot, 21st Century Breakdown y Revolution Radio.

Te recomendamos