#RockDeCombate | Dios salve al Punk Rock

21
Dios salve al Punk Rock
En esta edición de #RockDecombate te contamos de Sex Pistols.

Sin duda dentro de las múltiples facetas, movimientos y géneros del Rock, el Punk ha sido el más contestatario, revolucionario, natural y a la vez libre de todos, prueba de ello es que acercó la música a cualquiera que tuviera una guitarra, y sí aunque esto derivó en que muchas bandas amateurs grabaran discos contando apenas con conocimientos musicales básicos, ahora todos podemos dejar fluir el rockstar que llevamos dentro.

Pero como todo movimiento, requirió de un ícono, de una imagen que representara todos los “valores” del “Do It For Yourself”, y esta encomienda fue tomada de forma inmediata por los Sex Pistols a quienes no les tembló la mano para adquirir dicha responsabilidad, lo que los llevó en su momento a ser la banda más famosa de la tierra. (ojo, la más famosa, no la mejor).

No ejecutaban con maestría sus instrumentos, Rotten a veces dizque cantaba, otras aullaba y exageraba en su acento británico; decían groserías durante entrevistas al aire en la BBC; editaron UN SOLO álbum de estudio, pero esta pieza se convirtió en un elemento esencial para comprender la historia del Rock And Roll.

Como ya lo escribí en una edición anterior de #RockDecombate, el mánager de los pistols, Malcolm Mc Claren era dueño de una boutique llamada “Sex” en la ciudad de Londres y viajó a New York a los mediados de los 70 para buscar ideas frescas que importar a su tienda. Bueno, más que simple moda fue lo que encontró  al conocer a Richard Hell, un bajista con sus ropas roídas, cabello desaliñado y clips en sus pantalones.  De allí nadie lo sacó de su idea de formar un grupo y crear un nuevo concepto que fusionara un estilo musical con un código de vestimenta.

Mc Claren reclutó al guitarrista Steve Jones, y al baterista Paul Cook quienes tocaban en “The Strand” con instrumentos robados (algunas historias cuentan que incluso una de sus víctimas fue Bob Marley).  Después,  ficharon al bajista Glen Matlock (el único de la banda que tenía estudios musicales) y procedieron a buscar a su vocalista.

Un amigo de Mc Claren, Bernie Rhodes (quien posteriormente sería al manager de “TheClash”), recomendó a un chico con el cabello verde y los dientes descompuestos quien portaba una playera que decía “I Hate Pink Floyd”.

Audicionó en la tienda de Mc Claren cantando un cover de Alice Cooper y aunque su voz ácida al principio hizo reír a los miembros de la banda, su aspecto de cuasimodo y su actitud antisistema terminó por darle el puesto a John Lydon quien sería apodado “Johnny Rotten” (Juanito Podrido) por el aspecto de sus dientes.

A mediados de 1975 ya bajo el nombre de Sex Pistols, la banda (sobre todo Matlock) comenzó a componer con el poco talento musical que tenían, basando sus letras en la indiferencia que sentían respecto a todo lo aceptado por las mayorías y con un sonido descuidado pero enérgico vestido por letras  irónicas y altaneras fueron en busca de una disquera que los firmara para editar su álbum.

A la par comenzaron tocando en universidades y bares rudos, donde a menudo protagonizaban peleas y altercados tanto con el público como con miembros de otras agrupaciones.

En esos tiempos el guitarrista Steve Jones declaró “Lo nuestro no es la música, es el caos”.

Comenzaron a llamar la atención tanto con su música como con su actitud por lo que firmarían con EMI para lanzar su primer sencillo “Anarchy in The U.K.”: “Soy un anticristo, soy un anarquista no sé lo que quiero pero sé cómo conseguirlo quiero despedazar transeúntes”, declaraba esta polémica canción que inmediatamente se convirtió en el himno de todos los rechazados de la isla británica y del nuevo movimiento de esta época. El Punk había nacido y nadie podría detenerlo por lo que restaba de la década setentera.

La banda mientras más popular se volvía, más iracunda actuaba, se transformaron en un huracán de caos que no conocía de modales. Sin embargo su límite aún no encontraba techo al lanzar el sencillo “God Save The Queen”, una parodia del himno inglés que criticaba vorazmente a la realeza y a todos sus seguidores, convirtiéndose en el canto por excelencia de los antihéroes  del nacionalismo.

“Dios salve a la reina, al régimen fascista, hicieron de ti un idiota, un hombre bomba en potencial, Dios salve a la reina, ella no es un ser humano, no hay ningún futuro, en el sueño de Inglaterra, que no te digan lo que quieres, que no te digan lo que necesitas, No hay futuro para ti” sentenciaba esta poderosa canción que le valió a los Pistols días se censura en la radio, su rescisión de contrato con E.M.I (a quien después dedicarían otra canción), y la prohibición gubernamental de tocar en suelo inglés.

Lejos de rendirse, la genial mente de Mc Claren tuvo una idea brillante, tocar en las aguas del Támesis para filmar el videoclip de esta canción, aunque antes de esto, decidió deshacerse del bajista Glen Mattlock para poner en su lugar a Sid Vicius, un bajista muy limitado pero que tenía una imagen ruda y atractiva que aumentó la popularidad de la banda.

¿Nos prohibieron tocar en tierras inglesas? Bueno, toquemos en las aguas del Támesis. 

Es obvio que Mattlock fue hecho a un lado por ser el único que no tenía un comportamiento “punk”, y las ridículas razones con las que la banda justificó su salida fue que “A su mamá no le gustaban las canciones de los Sex Pistols, que hablaba mucho de los Beatles y que se lavaba los pies muy a menudo”.

Algunos dicen que con la adición de Vicius los Pistols “dejaron decomponer buenas canciones para ahora sólo tomarse buenas fotografías”.

Finalmente a costa de los impedimentos antes descritos, el 28 de octubre de 1977, el sello “Virgin Records” se atrevió a publicar el álbum “Never Mind The Bollocks… Here’s The Sex Pistols”.

El álbum polarizó a todo el reino unido, las polémicas letras, el título, su misma portada nihilista causaron polémica e intentos de censura. “Si quieres que algo se haga, prohíbelo” dice una conocida frase, pues bien, el disco debutó número uno en ventas en las listas del reino unido y de forma inmediata se convirtió en el arquetipo de todos los álbumes de punk rock.

No hay W del discurso, este álbum no conoce de momentos reflexivos y de calma, desde su primer nota hasta la última es puro caos, anarquía e insurrección. Al darle play no hay marcha atrás en este huracán del rock and roll más disturbador, deforme y descarado que puedas encontrar.

Sin embargo esta energía consumió rápido a los integrantes de la banda quienes en una agotadora gira por estados unidos, dieron su último concierto en San Francisco cerrando con el cover de No Fun de “The Stooges” y con un Rotten inflado por el ego la última frase que dijo como vocalista de los pistols fue “¿Alguna vez se sintieron estafados?”.

Rotten en actitud de deidad, tira el micrófono y es el fin de los Pistols.

Después de que Rotten abandonara la banda, Sid Vicious murió junto con su novia Nancy por una sobredosis de Heroína.

Con “Public Image LTD”. Rotten mantuvo trabajos musicales interesantes e incluso este 2016 visitó México para tocar con este grupo sin si quiera recordar su paso por los pistols quienes aunque se han reunido ocasionalmente de nueva cuenta con el bjista Glen Matlock, para algunas giras en 2009, es prácticamente imposible que pueda surgir material inédito.

“Never Mind The Bollocks… Here´s The Sex Pistols” quedará como un álbum de culto, un único álbum que sigue manteniendo a cuatro cuasimúsicos como Matlock, Jones, Cook y Rotten, este último, sigue siendo una voz muy crítica con las bandas de punk que surgieron en los 90’s al considerar que los pistols y sus contemporáneos como Ramones y The Clash son la única bandas legítimas de punk rock.

El 24 de febrero de 2006, Sex Pistols fueron incluidos en el Salón dela Fama del Rock and Roll, aunque se negaron a asistir a la ceremonia, llamando al museo “una mancha de pis” y fueron invitados por el comité organizador de los juegos olímpicos deLondres 2012 para tocar en la ceremonia de apertura, pero declinaron ante la presencia de la reina Isabel, esta tal vez es la única lección que aprendimos de los Pistols: Ser firmes en nuestra actitud y naturaleza.

Podemos resumir la actitud de esta banda en un verso de su canción “No Feelings”: “No tengo emociones,  para nadie más, mejor entiende que estoy enamorado de mí mismo de, mi precioso yo, ¡No tengo sentimientos! Para nadie más.”.

La reunión en 2007. 

Sin duda la banda más narcisista de la historia del #RockDeCombate, ¡Dios Salve al Punk!