Tianguis Covid

19

Por Enrique Huerta

En la edición de ContraRéplica Puebla del pasado 22 de julio, le compartía lo siguiente:

“Puebla capital ya ocupa el primer sitio en la tablero nacional de los municipios con mayor incidencia de Covid-19 con 10 mil 540 contagios acumulados. ¿La razón? La alcaldía de Iztapalapa acaba de posicionarse en el segundo lugar con 10 mil 467 casos registrados; por su parte “la ciudad incluyente” con los tianguis abarrotados de mercancías ilegales, con los ambulantes cumplidores de sus cuotas pero sin cubrebocas, y con los cientos de locales no esenciales que desde hace semanas operan sin temor a decreto alguno; se ha convertido, igualito que Iztapalapa en Ciudad de México, en un lastre para el descenso de la curva estatal de contagios”.

Han pasado casi 100 días y las cosas no han cambiado mucho desde entonces. Aunque Iztapalapa ha vuelto a ocupar el primer sitio nacional de incidencia contagiosa; Puebla capital -rezagada en la segunda posición- no ha dejado de ser altamente peligrosa: entre el 22 de julio y el 26 de octubre se han sumado 11 mil 528 contagios dando un promedio de 118.84 casos diarios; la cifra es brutal pues se trata de casi el 70 por ciento del promedio estimado de contagios cada 24 horas en toda la entidad durante ese mismo periodo.

El tiempo sigue corriendo y la evidencia es contundente: el municipio que intenta gobernar Claudia Rivera sigue siendo el mayor obstáculo para superar la crisis sanitaria en el estado de Puebla. Desde luego el problema no está en la densidad demográfica, la capital sólo concentra 1/4 de población de todo el estado, o en el agotamiento de la disciplina social provocado por una larga pandemia, en San Pedro y San Andrés Cholula también están exhaustos y no son un hervidero nacional de Covid-19. Lejos de esas ocurrencias la emergencia sanitaria ha sido agravada por la decidida omisión del Ayuntamiento de Puebla sobre el control de la movilidad relacionada con el comercio ambulante.

¿En qué cabeza cabe permitir un tianguis de ropa de casi un kilómetro de longitud a las puertas de un hospital Covid en La Margarita? ¿Por qué, a pesar de la alerta de rebrote, siguen operando sin restricciones el comercio informal en el Centro Histórico, Loma Bella y San Isidro? La semana pasada el líder de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes “28 de Octubre” aseguró que el 10 por ciento de sus afiliados han dado positivo a la prueba de Covid-19. ¿Comprenderán los funcionarios de Gobernación municipal el riesgo que ponen a los poblanos si ese mismo dato se presenta en el resto de las asociaciones ambulantes que operan impunemente en la capital? Qué conste que son preguntas.