Trump posa con biblia y desata la indignación de líderes religiosos

22
Diversos líderes espirituales repudiaron el gesto del presidente estadounidense, y consideraron ofensivo que usara un texto sagrado para fines políticos.// Captura de Pantalla

Líderes religiosos estadounidenses criticaron duramente el martes la decisión del presidente Donald Trump de posar con una biblia delante de un templo, minutos después de ordenar la represión de una protesta por la muerte de un ciudadano negro a manos de la policía.

“Fue traumático y profundamente ofensivo en el sentido que algo que es sagrado fue utilizado incorrectamente para un gesto político”, denunció en la radio pública NPR Mariann Budde, la obispo de la diócesis episcopal de Washington, a la que pertenece Saint John, el templo en cuestión.

Líderes de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos denunciaron la visita de Trump como un hecho “vergonzoso y moralmente repugnante”.// Foto Twitter

El mandatario usó “el poder simbólico de nuestro texto sagrado, sosteniéndolo en la mano como si fuera una reivindicación de sus posturas y de su autoridad”, añadió Budde.

La iglesia de Saint John, un histórico edificio cerca de la Casa Blanca, es un templo episcopal protestante que fue dañado el domingo por la noche al margen de las protestas, cuando un grupo de manifestantes prendió fuego en una entrada.

Pero el lunes los manifestantes protestaban de forma pacífica cuando fueron dispersados con gas lacrimógeno para despejar el área para que posara Trump, quien caminó unos metros desde la Casa Blanca para la foto.

Otros líderes de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos denunciaron la visita de Trump como un hecho “vergonzoso y moralmente repugnante”.

“Simplemente por el hecho de sostener una biblia sin abrir, él asumió que iba a ganar apoyo de los cristianos”, dijeron en un comunicado los obispos Nueva Inglaterra, una región de la costa este de Estados Unidos.

Este martes, el magnate republicano que busca la reelección en noviembre visitó el monumento al Papa Juan Pablo II en el noreste de Washington, generando incomodidad entre líderes católicos.

“Me parece desconcertante y reprobable que se permita que un lugar católico sea usado y manipulado de una forma que viola los principios religiosos más básicos”, dijo el arzobispo de Washington, Wilton Gregory, en un comunicado.

El pontífice, que murió en 2005, “ciertamente no aprobaría el uso de gas lacrimógeno y otros elementos de disuasión para silenciar, dispersar o intimidar” para tomarse una foto en un lugar de culto, agregó.

Te recomendamos

Con información de RT