Un día con: Naranjitas del servicio de Limpia

196
Reyna García Sánchez tiene 43 años y forma parte de las 200 naranjitas que contribuyen al barrido de nuestra capital.

Por Roberto Castillo

Son las cuatro de la mañana y la alarma del reloj despierta a Reina, el ambiente es frío, incluso hay algo de neblina, sobre todo en esta época del año. Reina y su esposo, con esfuerzo se animan a levantarse y alistarse para un día de trabajo, rápidamente, un café con pan y un lunch sencillo para media mañana es lo que prepara Reina para su esposo y para ella, su hijo aun duerme.

Sin darle muchas vueltas, la pareja aborda la unidad de transporte que conduce el esposo de Reina y salen de Huejotzingo a la capital poblana por la autopista. A esa hora, aún está oscuro y en dos ocasiones han sido víctimas de la inseguridad.

Ya en Puebla, tras caminar un poco para hacer calor, nuestra trabajadora llega al primer cuadro poco antes de las 6, Reina es naranjita desde hace varios años y le gusta llegar a su oficina con tiempo.

Reina comienza a dar algunos primeros movimientos de escoba cuando hace pausa y me comenta cómo llegó al organismo operador del servicio de limpia:

“La necesidad de salir a buscar trabajo un día iba pasando por las oficinas que estaban en Walmart de reforma llevaba mis documentos para dejar una solicitud y cómo vi que estaban solicitando fui de las afortunadas que entré a trabajar aquí y ahora lo estoy cumpliendo, gracias a Dios tuve el gusto de pertenecer al organismo operador de limpia”

Reina me contó que en otra época le tocó trabajar en la 49 poniente donde pasan rutas de transporte como Cree-Madero, Perimetral y muchos particulares que van hacia Angelópolis, en esa calle dos veces estuvieron muy cerca de atropellarla, su carrito le sirvió de protección.

La naranjita me describe que el carrito y su uniforme tiene reflejantes, mismos que les ayudan mucho para hacerse visibles, el carrito también trae señalética y reflejantes, y lo ponen antes de su zona de barrido para protección.

Reina forma parte de una cuadrilla de suplencias, ha apoyado varias ausencias de compañeros que por alguna razón faltaron o están de vacaciones. A las 11 de la mañana hacemos una pausa para comer nuestra torta y compartir, en esa charla Reina reconoce que nos tocó un día tranquilo a diferencia de otros días.

Retomamos el trabajo y mandan a Reina a apoyar otra zona cercana, en ese andar aprovecha para recordar su anécdota en el desfile del día de reyes hace unos días.

“por ejemplo ahora que fue el desfile del día de Reyes 6 de enero, yo me divertí fenomenal cuando íbamos, porque estamos bien vistas estamos añadas como las personas que barremos”

Luego de apoyar a unas compañeras, Reina toma aire entre el calor del día y me comparte su punto de vista

Reyna García Sánchez tiene 43 años y forma parte de las 200 naranjitas que contribuyen al barrido de nuestra capital. En un día con Reina valora el tiempo con su familia, a quienes considera lo más valioso, su madre a quien cuida de manera especial porque tiene pérdida de memoria; a su esposo, quien trabaja en transporte público y a su hijo, destacado estudiante de mecatrónica.

Invítame a pasar un día con, aquellos poblanos que son ejemplo y que quieren compartir su historia

Te recomendamos: