“Yo no soy un seno”, filosofía de Adriana Gariel

17

Por Patricia Estrada

“Yo no soy un seno”, esa filosofía de vida adoptó Adriana Gariel, quien cumplió 30 años de ser sometida a una mastectomía del lado derecho cuando le detectaron cáncer de mama.

Tenía 32 años de edad cuando encontró una bolita a la altura del brasier. En el IMSS de San José fue sometida a una cirugía ambulatoria sin suficiente anestesia, de modo que sintió un dolor insoportable frente a la mirada incrédula de los jóvenes practicantes que acompañaron al médico titular.

“Grité y lloré mucho porque sentí la navaja durante la biopsia. El doctor calificó ese barro como una bola de grasa, sin saber que sería solo la punta de un tumor maligno que traía en medio de ambos pechos. Recuerdo que dijo tápenle la cara a esa chillona”, comentó.

Tres días después de esa cirugía y con el resultado del patólogo, una ambulancia llegó a su casa para llevarla al hospital. La confirmación del cáncer de mama fue demoledora, no sólo por la noticia misma sino por la falta de contención del médico para explicarle que la imputación del seno era inminente.

La esperanza de vida de Adriana era de 3 a 4 meses si la cirugía hubiera sido extemporánea. Su cuerpo quedó con una cicatriz mayor a 40 puntos porque su talla era extra grande. Al sentir por primera vez la ausencia de su seno, aceptó que debía luchar por su propia vida y salir adelante por sus tres hijas pequeñas.

Conforme pasaron los años Adriana consiguió liderar a un grupo interdisciplinario que brinda apoyo gratuito a las mujeres con cáncer de mama. Las pacientes encuentran acompañamiento médico y moral mediante la donación de las primeras prótesis y pelucas.

“La gente sabe que el cáncer es señal de muerte”, por eso ella contribuye a que otras mujeres enfermas transiten por este padecimiento de la mejor manera posible, principalmente quienes por falta de recursos económicos reciben una atención limitada.

Adriana Gariel aconseja la autoexploración mensual y jamás desestimar aquellas señales que advierten un posible cáncer de mama. La clave para bajar el índice de mortalidad es la prevención oportuna. Nadie escapa a una enfermedad tan agresiva y silenciosa. La vida está por encima de los símbolos de la feminidad. Si ustedes conocen a quien necesita apoyo, les comparto su número de whatsapp 2223977132.